Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Accesibilidad
Letra grande
Letra normal
Contraste alto
Contraste normal
Cultura para ciegos
Espacio divulgativo del talento andaluz sin barreras

Letras

Miguel Ángel Carcelén, Toni Quero y Josué Sánchez, ganadores de los Premios Tiflos de Literatura de la ONCE 2018

Las reconocidas escritoras María Ángeles Pérez López, Care Santos y Marta Sanz se han incorporado este año como jurados de los premios, en sus diferentes géneros de Poesía, Cuento y Novela

El jurado de los Premios Tiflos de Literatura, convocados por la ONCE en su XXXII Edición de Poesía, XXIX Edición de Cuento y XXI Edición de Novela, ha elegido a los escritores Miguel Ángel Carcelén, Toni Quero y Josué Sánchez, como ganadores entre los 843 trabajos presentados, todos en lengua castellana.

Los jurados que han decidido todos los premios Tiflos de Literatura

En la modalidad de Poesía, el premio ha sido para Toni Quero Cárcel, de Sabadell (Barcelona), por su trabajo titulado «El cielo y la nada», seleccionado por mayoría del jurado. Uno de los miembros del jurado, el crítico literario y profesor Ángel Luis Prieto de Paula, ha señalado la altísima calidad entre los participantes. A su juicio, el libro ganador “es un muy buen libro y de mucho peso en el mundo de la poesía”. Se trata de la obra de un poeta joven, con una obra todavía breve, pero que “nos hace movernos de nuestra aparente comodidad para abrirnos a otros mundos expresivos”. De hecho, Prieto de Paula ha destacado que el ganador ha estado reñido con otros tres libros presentados, que también eran muy buenos.

Jurado de los premios Tiflos en la modalidad de poesía

En Cuento, el ganador ha sido Josué Sánchez Hernández, de Veracruz (México), por su trabajo titulado «No se trata del hambre”, por mayoría del jurado. Sobre esta modalidad, Fanny Rubio ha querido destacar la gran calidad de los textos que se han recibido, algunos de ellos “muy cerca de poder ser considerados novela corta”. En cuanto al ganador, ha explicado que es un texto fresco de gran ritmo, donde el protagonismo lo tiene la comida y también el hambre, es una especie de “cuento estomacal”. Al tratarse de un autor mejicano, es muy rico en los giros latinos dentro del texto, a veces irreverentes, para mostrar la realidad de los jóvenes que se acercan a mil tipos de comida, que sirve de guía a todo el texto.

Foto de familia del jurado de los Premios Tiflos de cuento

En la modalidad de Novela, el ganador ha sido Miguel Ángel Carcelén Gandía, de Villagordo del Júcar (Albacete), por su trabajo titulado «Retrato de cadáver con fondo vegetal», seleccionado por mayoría. En palabras del académico Luis Mateo Díez, se trata de “una novela carcelaria, testimonial y documental sobre los presos y sus situaciones”. Está escrita, además, por alguien que se apellida Carcel…én y nos relata “la dura convivencia entre los presos con el trasfondo de una novela negra con experiencias humanas muy cerca de los límites”.

El jurado de los Premios Tiflos de novela

Los ganadores se llevarán un premio de 17.000 euros para el apartado de Novela y de 10.000 euros para cada uno de los apartados de Cuento y Poesía, además de la publicación de los textos por parte de la editorial Edhasa/Castalia.
En esta XXXII edición de los Premios Tiflos se han presentado un total de 843 trabajos: 325 en el apartado de Poesía (310 de autores videntes y 15 de escritores con discapacidad visual); 256 originales en el apartado de Cuento (245 de videntes y 11 en el apartado de discapacidad visual); y 262 en la categoría de Novela (254 de escritores videntes y 8 con discapacidad visual). Los trabajos proceden de países de todo el mundo.
Un prestigioso jurado
En esta edición, las reconocidas escritoras María Ángeles Pérez López, Care Santos y Marta Sanz se han incorporado como jurados de los Premios Tiflos de Literatura de la ONCE, para sus diferentes géneros de Poesía, Cuento y Novela, sumándose, así, a un ya prestigioso y consolidado jurado formado por:
En el apartado de Poesía, los jurados han sido los prestigiosos escritores Luis Alberto de Cuenca, Ángel García López, Ángel Luis Prieto de Paula y Mª Ángeles Pérez. En Cuento, los miembros fueron Fanny Rubio, José Manuel Caballero Bonald, Santos Sanz Villanueva y Marta Sanz. Y en Novela, el jurado ha estado compuesto por el académico de la RAE Luis Mateo Díez, Manuel Longares, Ángel Basanta Folgueira y Care Santos. En todos ellos, ha participado también Penélope Acero, editora de Edhasa/Castalia.
También han formado parte del jurado, por parte de la ONCE, como presidente, Andrés Ramos, director general adjunto de Servicios Sociales para Afiliados; vicepresidente primero, Ángel Luis Gómez, director de Promoción Cultural, Atención al Mayor, Juventud, Ocio y Deporte; vicepresidenta segunda, Ana Díaz, consejera general; y secretaria, Mª José Sánchez Lorenzo, jefa del Departamento de Promoción Cultural y Braille.
34 escritores con discapacidad visual
Asimismo, se eligieron los ganadores de los premios especiales para escritores con discapacidad visual, dotados con 5.000 euros cada uno, entre los 34 trabajos candidatos.
En Poesía, el premio ha sido para Maximiliano Mariblanca Consuegra, de Camuñas (Toledo), por su trabajo titulado “Alta y libre alegría”, por mayoría del jurado. “Un libro que se atreve e investiga y que tiene un gran nivel en el manejo de los versos de todo tipo”, según Prieto de Paula.
En Cuento, el premio ha sido para Ana Eugenia Venegas Moreno, de Ubrique (Cádiz), por su trabajo titulado «Una Instalación en Berlín», por unanimidad. En palabras de Fanny Rubio, se trata de “una colección de cuentos muy interesante y entretenida que les atrapó con su calidad y brillo descriptivo”.
Por su parte, en Novela, el premio es para César Delgado González, de Madrid, por su trabajo titulado «Caruba ‘Ojalá me hubiese muerto cuando nací’», por unanimidad. Según Mateo Díez, “es la historia de dos niños en la postguerra española, en el Madrid de los años 50 y relata con crueldad ambientes de orfandad, pandilleros y golfos que están marcados por el sufrimiento y los deseos de morir de los protagonistas. Otra novela negra para que los lectores pasen un mal rato, porque hace sufrir”.