Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Accesibilidad
Letra grande
Letra normal
Contraste alto
Contraste normal
Cultura para ciegos
Espacio divulgativo del talento andaluz sin barreras

Jacaranda11 representa su último estreno ‘Celestina, Moulin Rouge’ en el Centro Cívico Zaidín

El grupo de teatro Jacaranda11, integrado por actrices ciegas y con discapacidad visual grave de la ONCE de Granada, representan este sábado su último estreno ‘Celestina. Moulin Rouge’, una atrevida adaptación de Carmen Ruiz Mingorance sobre el texto universal de Fernando Rojas que aborda la obra de la Edad de Oro desde un punto de vista y época diferentes.

Tras el éxito de ‘La___ Bernarda’, las granadinas vuelven a sorprender ahora al público con un montaje colorista y luminoso que mezcla el teatro clásico del siglo XVI y lo lleva al siglo XX en un contraste vertiginoso de textos y situaciones que desnuda puntos comunes entre la sociedad de hoy en día y la del Siglo de Oro.

“El ser humano es una réplica de sí mismo y sus historias se repiten en los diferentes lugares del mundo a lo largo de los siglos”, defiende Carmen Ruiz Mingorance. ‘Celestina, Moulin Rouge‘ es además un homenaje a Toulouse Lautrec. Los personajes de sus cuadros cobran vida y saltan al escenario para emplazar al espectador a mirar con otros ojos las andanzas de la famosa Trotaconventos. La bohemia francesa, con su música y colorido, sirve de marco para revivir la tragicomedia de Calisto (Aristide Bruant) y Melibea (Adéle de Celeyran).

Es, en el fondo, una fiesta teatral de alambicados perfumes -según escribe Antonio César Morón en el programa-, “en la que interactúan las esencias de dos épocas tan diferentes, en principio, que casi podríamos asumir como antagónicas; una Castilla de albores y perspectivas renacentistas, deudora todavía de una sociedad de corte medievalizante, armonizada por la palabra mágica y misteriosa de Fernando de Rojas; frente a un París de intensa bohemia decimonónica, deudor del genio pictórico y apocalíptico de Toulouse Lautrec. Y en medio, una fusión de personajes y ambientes que, gracias a un lenguaje rico en mixturas, y a una acción de ritmo trepidante, le otorgan al espectador la posibilidad de sentirse atravesado por la musa panhistórica y multicultural que habita únicamente en las regiones más fecundas del arte escénico”.