Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Accesibilidad
Letra grande
Letra normal
Contraste alto
Contraste normal
Cultura para ciegos
Espacio divulgativo del talento andaluz sin barreras

Lola Morón, pintora: “El Impresionismo me da toda la libertad”

Luis Gresa | Tras su exitoso paso por la Feria de Arte Contemporánea de Nimes (Francia) en septiembre, Lola Morón (Málaga, 1954), prepara ya su próxima cita internacional, una exposición en Frankfurt (Alemania) en diciembre a la que llevará su pasión por el Impresionismo. Optimista siempre, “libre como el viento”, como se define, Lola sitúa a la mujer y a su cuerpo en el centro de toda su obra pictórica, cuadros que rebosan de luz y color sin que la pérdida de visión les reste un ápice de expresividad. “La vida es aceptar”, sostiene.

Lola Morón posa con sus obras impresionistas de fondo | Reportaje gráfico: Jesús Martín Molín

Lola Morón posa con sus obras impresionistas de fondo | Reportaje gráfico: Jesús Martín Molín

 ¿Cómo ha sido su paso por la Feria de Arte Contemporánea de Nimes? ¿Qué ha expuesto allí?

He expuesto Impresionismo puro y duro porque la Feria de Arte Contemporáneo allí es todo impresionismo y me ha ido muy bien en relación con otros pintores que había me ha ido muy bien. Llevaba seis obras y he vendido tres obras.

¿Y qué está preparando para Frankfurt?

También Impresionismo, pero con figuras porque lo que más me gusta es la figura dentro del Impresionismo. En Madrid solo presenté 32 dibujos y todos de figuras. En Frankfurt he seleccionado obras en las que el fondo es impresionista y luego llevo un lado o la figura de mujer o la cara.

El Impresionismo es la etapa pictórica con la que más se identifica.

Si, sí.

¿Por qué?

Solo me identifico con el dibujo y con el Impresionismo, lo demás ni me interesan los paisajes, ni las casitas, nada, solamente lo que va fluyendo de mí. Que yo pueda empezar un cuadro en tonos azules y terminarlo en tonos rojos porque si no me gusta vuelvo a empezar y ya está.

¿Solo le interesa el Impresionismo?

Y el dibujo.

¿Qué le aporta el Impresionismo, más libertad de expresión?

Claro, me da toda la libertad que yo quiero. Pinto como a mí me da la gana que es como tiene que pintar un artista, no por encargo. Pinto lo que me gusta a mí, si no le gusta a los demás mala suerte.

¿Y qué es lo que más le inspira?

Me inspiro yo misma, estoy pensando qué voy a hacer mañana. Yo es que empiezo los cuadros al revés. Hago primero los fondos. La gente primero hace el dibujo y luego el fondo y yo hago primero el fondo porque mis fondos pueden llevar 7 u 8 colores uno encima de otro y luego saco el dibujo si lo veo conveniente, si no, no.

Un cuadro ¿es siempre un estado de ánimo?

Si por supuesto. Si estás con un estado de ánimo bajo nada más te salen colores oscuros.

Y su color fetiche ¿cuál es?

El azul ultramar, el blanco y el monocromo en tonos ocres o en blanco y negro. Esos son mis colores preferidos.

La luz de Málaga ¿tiene que ver con su gama de colores?

No, tiene que ver con la persona. Yo soy una persona muy alegre, muy optimista, es raro que me vean mosqueda. Si lo estoy es que no salgo de mi casa. Creo que, con la personalidad de la gente, si eres triste ¿cómo vas a sacar un cuadro con luz?. Imposible. Además, en todos los pintores famosos se ha visto el declive de sus obras, que han empezado con obras superluminosas y han terminado con obras esperpénticas como Goya.

“No me inspiro en Picasso”

Morón se declara "libre como el viento"

La pintora malagueña se siente más cerca de Monet que de Picasso

¿La reacción del público a la hora de enfrentarse a un cuadro es distinta cuando sale de Málaga?

Totalmente. Es que en Málaga no hay público para vender obra de arte. Aquí la gente prefiere copias de láminas del Ikea. Yo expongo porque tengo amigos que quieren ver mis cuadros o porque me lo piden.

¿Todos los pintores malagueños se sienten un poco herederos o en deuda en algún sentido con Picasso?

Yo no me siento con nadie. Y heredera, ojalá lo fuera –se ríe-. La referencia de Málaga es Picasso, pero en Málaga ha habido muchísimos otros artistas. A mí me encanta Picasso, pero no me inspiro yo en Picasso, ni mucho menos.

¿Por quién siente mayor influencia?

A mí me encanta Monet. Es la obra que más me ha influenciado porque él es el que impulsó el Impresionismo, a pintar o que le daba la gana. Van Gogh también pintó lo que le dio la gana, pero el pobrecillo no vendió nunca un cuadro, solo uno y porque se lo vendió su hermano, casi por caridad, murió en la miseria.

Usted fue matrona antes que pintora, 24 años nada menos, ¿cómo ha influido esa dedicación profesional en su trayectoria artística?

En que me encanta pintar a la mujer y el cuerpo de la mujer. En eso ha influido, en darle mucha alegría a mis cuadros, para mí es como si estuviera en el paritorio. Quiero que esté superbonito, que me guste a mí. En eso sí que me ha influido. De hecho, uno de mis nietos me preguntó una vez; ¿Tú por qué no pintas al hombre? Y le dije: Porque no me gustan desnudos –se vuelve a reír-.

La mujer ocupa un lugar central en su obra. ¿Qué mujer dibuja y qué quiere reivindicar?

Mucho quiero reivindicar. En las obras que he llevado a la última exposición había tres cuadros de tres mujeres haciendo el amor, pero de distintos países, unas disfrutando y otras sometidas al imperio del hombre.

“Reivindico los derechos de la mujer”

Morón se declara "libre como el viento"

Morón se declara «libre como el viento»

El arte es también compromiso social. Usted cuando pinta, ¿persigue un mensaje, quiere trasladar al espectador una idea o concreta?

Yo lo intento, ahora si lo consigo o no, eso ya está en el público que ve la obra.

Siempre con una vena feminista.

Si. Reivindico los derechos de la mujer, aunque yo nunca he tenido ningún problema pero que yo no lo haya tenido no quiere decir que no exista en la sociedad. Se está viendo claramente que vamos a de mal en peor. ¡Ahora tantas violaciones de chicas! Es que no lo entiendo. Bueno si lo entiendo, es la educación que reciben en sus casas, está claro. A lo colegios se va a formarse, la educación se recibe en las casas. Es horroroso lo que está pasando en España, en todos los sentidos.

Y cuando va por la vida de espectadora ¿en qué se fija más y de qué disfruta más?

Yo disfruto de todo. No hay nada que te pueda decir que no me guste. Bueno sí, la mala gente, y la gente maleducada, pero yo me despido rápidamente.

Y ante un cuadro que no sea suyo, ¿en qué se fija más?

Pues me fijo en la técnica que ha seguido, si me gusta o no. Y aunque no me guste el cuadro no dejo de ver el mérito que tiene.

La pérdida de visión le llevó a la meditación. ¿Qué ha aprendido?

Uff. Todo. Yo hago Reiki y lo hago a diario. Te tranquiliza, desconectas, para mí es estupendo. Cuando yo lo empecé era como si hiciera budú y ahora en los hospitales en Europa hay maestros de Reiki.

Ya sabe lo que quiere hacer con su vida.

Yo siempre he sabido lo que he querido hacer con mi vida. No he tenido ningún problema. He tenido las cosas muy claras, me he criado con un padre que me decía: Estudia porque en esta vida lo único que te da la independencia es tu propio bolsillo. Mi padre es que ya era distinto y yo he sido distinta a muchísimas compañeras.

Artísticamente, la pérdida de visión ¿le afecta?

Es que la vida es aceptar. Lo que tienes, tienes. De hecho, todos los directores de la ONCE son ciegos y tienen una vida normal. Y hay quien tiene todos los sentidos y es un desgraciado.

¿Ha logrado transmitir su pasión por la pintura a alguno de sus cuatro hijos?

A mis hijos no, pero a mis nietos sí. Tengo tres nietos que pintan y muy bien.

¿Cree que las administraciones apoyan lo suficiente la pintura como expresión artística?

¿Es que en España tú crees que se apoya el arte en alguno de los sentidos? Aquí solo el fútbol. Yo es que me pongo negra. No se les da la categoría a los artistas tanto de cine como de teatro. Nada.

Lola Morón, ¿cuál es el sello que quiere dejar como pintora?

Es que no creo que llegue yo a ser nunca.., ojalá mis nietos reconozcan la herencia que les he dejado, pero lo importante es el recuerdo de mi obra en mi familia. Yo soy libre como el viento, soy una pintora libre.