Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Accesibilidad
Letra grande
Letra normal
Contraste alto
Contraste normal
Cultura para ciegos
Espacio divulgativo del talento andaluz sin barreras

Fernando Galán, ganador del Villanueva Showing Film Award: “La ONCE cumple un papelón en España”

Yusuf Hnich | Fernando Galán Parra (Sevilla, 1996) ha salido victorioso del prestigioso certamen internacional de cortometrajes Villanueva Showing Film Award 2019, junto a Javier Jimeno y Luis Fernández. El blanco de todas las miradas, ha sido el título elegido para plasmar la vida de un chico albino constantemente observado por la sociedad. Ganador del premio general, mejor dirección y mejor producción. A pesar de su éxito en el mundo del cine, tiene los pies en el suelo y solo tiene la mente puesta en finalizar el doble grado de Derecho y ADE. Afiliado a la ONCE, amante del Sevilla Fútbol Club y acérrimo a la figura de Jesucristo. Dejaba clara su postura en temas de accesibilidad: “Se podría avanzar más en la accesibilidad para los discapacitados visuales, pero vamos por el buen camino”.

Fernando Galán, ganador del certamen internacional Villanueva Showing Film Award 2019

Haznos una pequeña introducción de lo que ha sido su vida, para conocerle mejor.

Mi nombre es Fernando Galán, tengo veintitrés años, nací en Sevilla y sigo viviendo aquí, donde estoy terminando mis estudios. Siempre he vivido en el barrio de Los Remedios, aunque el pasado año estuve de Erasmus en Pavía, en el norte de Italia muy cerca de Milán.

Eres un enamorado de Sevilla pero, ¿cambiarías alguna ciudad por Sevilla?

Lo que siempre pienso es que me encanta cómo se vive aquí, no me importaría vivir fuera, pero es una ciudad muy cómoda, con el tamaño ideal, no es muy cara, es súper bonita y tiene muchas costumbres propias de los sevillanos. Yo soy de los que quiere a Sevilla, pero también me gusta irme y conocer partes del mundo. Aunque cuando estás fuera siempre quieres volver y echas de menos esto.

¿Qué cambiaría de Sevilla?

La mentalidad del sevillano. Para unas cosas es muy buena, pero para otras es muy dual, es decir, o eres mi amigo o eres mi enemigo.

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene el ser una persona albina?

Inconvenientes, los de la visión, no poder conducir y tener que cuidarme mucho del sol. En general, la piel, porque sufre debido a la sensibilidad tan baja que tengo. En cuanto a las ventajas, por mucho que me pierda siempre me encuentra alguien (risas), soy un faro para la gente.

¿Te has sentido diferente/excluido por ser albino o todo lo contrario?

De pequeño, sí. Pero con el paso del tiempo eso va cambiando, cuando llegas a la madurez, yo que soy un tío abierto y le gusta tener amigos te haces una especie de imagen porque la gente te conoce por ser el albino que va por la calle.

“Cuando era pequeño recibía rechazo, no bullying

Fernando Galán posando en uno de los fantásticos patios que recoge el emblemático Rectorado

¿Has recibido acoso escolar alguna vez?

Cuando era pequeño, más que sufrir bullying, recibía un tipo de rechazo en cuanto a que muchos amigos míos no querían que me juntase con ellos, pero bueno, con el paso del tiempo eso ha ido cambiando y ahora tengo muchos amigos de toda la vida.

La gente no suele asociar el ser albino con tener problemas de visión, ¿cierto, no?

Eso me pasó mucho en el Erasmus. Una semana antes de irme de Italia, una amiga me preguntó sorprendida que si veía poco porque no lo sabía y fue anecdótico. Puedo ver las formas y los colores, porque tengo un 10% de visión, pero me falta agudeza para ver las cosas.

“La ONCE me ha ayudado mucho en mi vida”

La ONCE ha sido fundamental en la vida de Fernando

¿Qué papel ha tenido la ONCE en tu vida?, y en general, ¿qué papel cumple en la sociedad?

La ONCE me ha prestado mucha ayuda, por ejemplo, cuando era pequeño competía en atletismo gracias a la ONCE, cuando nací mejoró mi agudeza visual gracias a ellos, en mi época de adolescente fui a una especie de terapia a la que ellos me permitieron asistir y me apoyaban mucho en la escuela.

La ONCE cumple un papelón, además siendo una organización privada. España es de los pocos países que cuenta con una organización dedicada a este colectivo, otros países lo único que tienen es el Estado, aquí tenemos el Estado y la ONCE.

¿En qué aspecto del día a día le afectan más esos problemas de visión?

Sobre todo los números de las calles y los carteles, letras que suele haber en estaciones o aeropuertos, normalmente eso.

Has ganado el certamen internacional Villanueva Showing Film Award 2019, ¿cómo comienza su andadura en este mundo?

La única, ha sido la única experiencia, yo estaba de Erasmus y allí haciendo amigos conocí a un influencer de Córdoba que en febrero me presentó un proyecto para presentarlo con su temática y todo. Me gustó mucho la idea y tenía buena pinta. Además, la idea que me dio él en un principio fue justamente lo que se plasmó luego en el cortometraje.

En el corto ‘El blanco de todas las miradas’ haces de un chico albino que se derrumba cada vez que la gente lo mira por la calle, ¿cómo llevas eso?

A veces, creo que eso se corresponde un poco con la idea de mi vida porque siempre he sido muy abierto y este chico, en el corto, comienza a darse cuenta que todo el mundo lo mira, por lo que cada vez va sintiéndose más pequeño por el efecto que la sociedad tenía sobre él. Y finalmente, acaba disfrutando un poco haciendo lo que más le gusta. Mi padre siempre me dice que hay épocas en las que todos queremos ser iguales, pero llega un momento que comenzamos a diferenciarnos, y en mi caso, me he distanciado de los demás por un aspecto que ni siquiera he buscado, sino que directamente venía con mi persona.

La gente suele quedarse mirándole por la calle, ¿has notado que no sea así en algún otro país que hayas visitado?

En Holanda. Allí pasaba desapercibido, era como uno más. En Italia, es igual o peor que en España, son más cerrados que los españoles, aunque también dependiendo de la zona.

¿Tienes en mente seguir creciendo en el gremio del cine?

La verdad es que no tengo pensado nada. Si alguien me propone algún proyecto de este tipo lo pensaré y decidiré qué hacer, ahora mismo estoy centrado en mis estudios.

¿Qué crees que se necesita para triunfar como actor?

Mucha suerte. Porque yo no he actuado en mi vida, y de buenas a primeras, acabó haciendo un corto y me ha ido bien. También pienso que se te tiene que dar bien y creo que a mí no se me dio mal.

“El público cada vez demanda menos arte”

En la cabeza de Fernando, en este momento de su vida, solo hay hueco para sus estudios universitarios

¿Se está perdiendo un poco la esencia del cine con las nuevas juventudes?

Creo que el cine está cambiando y el público en general está pidiendo otro tipo de producto y demanda menos arte. Se está adaptando al cambio que lo están sometiendo las nuevas plataformas digitales.

¿Piensas que somos un país poco culto?

El problema viene derivado del uso que se le dan a las nuevas herramientas que están apareciendo, ahora mismo cualquier persona puede ser muy culta porque tiene la información en la palma de la mano. También depende mucho del interés de cada persona, yo no estudio historia pero me encanta aprender sobre esta rama de la cultura.

¿Crees que España es un país accesible para personas con discapacidad visual?

Habría que avanzar más. Yo puedo hablar desde mi perspectiva y no desde la de un ciego total, porque yo veo algo y la diferencia es bastante grande. Creo que para los discapacitados visuales se podrían cambiar más cosas aún, por ejemplo el hecho de poder ver carteles de vuelos o trenes, ya eso parece que va avanzando y corre a nuestro favor. Más que infraestructuras, es necesario adaptar temas como los mapas electrónicos.

Estás a punto de terminar el doble grado de Derecho y ADE, ¿por qué este grado?¿a qué le gustaría dedicarse en unos años?

Entré porque me gustaba mucho la economía, el mundo de la empresa, aunque también había aspectos del derecho que me llamaban la atención aunque sí es cierto que es de las pocas ramas a las que accedes en la universidad sin haber tenido conocimiento previo en la escuela. Mi padre y abuelo estudiaron derecho, así que me pareció interesante complementarlo con ADE. Y al final, ahora me quiero dedicar al derecho.

“¿Un sueño?, poder conducir”

El Rectorado de la Universidad de Sevilla fue el lugar elegido para conversar con Fernando

Un referente.

Jesucristo, sí soy creyente. Y mi abuelo, me marcó mucho y me transmitió mucho la necesidad de valerme por mí mismo. Y eso se lo agradezco mucho.

Un país que visitar.

Ufff…¡son muchos!, Turquía, Cuba, Estados Unidos, Budapest, Londres,…

Un actor/actriz.

Siempre me ha gustado mucho Al Pacino, Harrison Ford y Brad Pitt en cuando a actores. De actrices, me encanta Uma Thurman.

Película o Serie.

Juego de Tronos es mi serie favorita y Apocalipsis Now, una de las películas que más me gusta.

Defínete en tres adjetivos.

Albino (ríe), valiente y equilibrado.

Música preferida.

Me gusta todo. Suele escuchar de todo, rap, flamenco, clásica,…

Una comida.

Un buen chuletón con sus patatas.

Su trabajo soñado.

Alguno que me permita cambiar algo del mundo, en el que cambie las cosas. Yo que me dedico al derecho, debe ser un trabajo que esté relacionado con altas esferas, aunque ese mundo me da un poco de pánico.

Betis o Sevilla.

Sevilla (contesta sin apenas pensárselo), ni lo dudes.

Un sueño.

Conducir, sin ninguna duda. No depender de nadie ni de nada. Es lo que más rabia me da de ser albino.