Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Accesibilidad
Letra grande
Letra normal
Contraste alto
Contraste normal
Cultura para ciegos
Espacio divulgativo del talento andaluz sin barreras

Entrevistas

Carmen Díaz considera que la crisis ha agudizado el sentido crítico del teatro

Carmen Díaz, directora de La Perseverancia: “El humor es una forma de trabajar la tragedia”

17 junio 2017

L. G. | Con 31 años de trayectoria en las tablas, La Perserverancia 31 es una de las agrupaciones teatrales de mayor legado en el movimiento teatral en la ONCE. Carmen Díaz (Algeciras, 1978) dirige el grupo desde hace ocho años. Diez actores, seis de ellos afiliados a la ONCE, y tres ciegos totales, han estrenado en este tiempo nueve obras, siempre comedias, la última de ellas, Señorito rural, depravado en la ciudad’, estrenada recientemente con gran éxito en Algeciras. Actriz, dramaturga, directora también de la Compañía Vitali Teatro, Carmen se declara una apasionada del teatro del absurdo.

Belén Pérez en plena interpretación

Belén Pérez, actriz, directora de Orozú: «De pequeña era más poca vergüenza»

28 marzo 2017

Yusuf Hnich | Después de 25 años de trayectoria, Orozú Teatro es ya como una familia. Así la define Belén Pérez, su directora, gaditana, licenciada en Historia, una mujer de temperamento dentro y fuera del escenario, preocupada por el momento de dificultad que atraviesa el teatro independiente. “Si no fuera por el apoyo de la ONCE sería imposible”, reconoce en esta entrevista. En un año de éxitos tras éxitos, Orozú pasa ahora por la Bienal de Teatro de la ONCE en Galicia, entre el 30 de marzo y el 2 de abril, con su último trabajo ‘En Black, vivir en negro’, una obra con más crítica social que las anteriores de la agrupación.

Sara Gómez

Sara Gómez, bailarina: «La danza me da libertad»

3 marzo 2017

Yusuf Hnich | Sara Gómez (Sevilla, 1995), compagina sus estudios de danza con el último año en el Grado de Fisioterapia en la Universidad de Sevilla. En su cabeza, no tiene hueco para otra cosa que no sea la danza, su verdadera y auténtica pasión, a la que lleva unida desde los nueve años. Ahora con 21, sigue subiéndose a los escenarios y trabaja como voluntaria en la Compañía de Danza Mobile prestando su ayuda a niños con algún tipo de discapacidad intelectual. En abril estrena en el Festival Internacional de Danza Mobile. La enfermedad de Stargardt que le afecta desde los diez años, no le ha supuesto un impedimento en su vida diaria. Le puede la danza.